Turismo FutaleufĂș

Elige tu aventura

La belleza de la patagonia

ÂĄAsegĂșrate de echar un vistazo a nuestra hermosa regiĂłn de antemano!

GalerĂ­a

Estamos ahĂ­ para ti

ÂżListo para comenzar tu aventura? ÂżMĂĄs preguntas?
No dude en contactarnos!

Contacto

FutaleufĂș

Un paisaje pintado por Dios

FutaleufĂș tiene... Encanto

FutaleufĂș tiene un canto y que a la orilla del rio pescadores de sus aguas acompañan con silbidos y un lamento casi mudo, que arrea por los caminos aquel que sufre en silencio los reveses del destino.

FutaleufĂș tiene un cielo: largo, celeste y tranquilo, que en los veranos se asoma mas celeste y redonito, tal vez para contemplar con ojos grandes y vivos la belleza de sus montes, sus cumbres, valles y rios.

FutaleufĂș tiene un llanto, que en los inviernos mas frios alza su voz, y sus noches son mas noches sin un vino que generoso llenando las copas de los amigos da muerte a las soledades, porque es bueno y compartido.

Luego de cerrar los ojos, FutaleufĂș tiene grillos que en claras noches encantan con mil trinos divertidos y amanece, como siempre, pegado al pasto el rocio y el sol con sus largos rayos otra vez esta encendido.

Gago Oyarzun

SegĂșn versiones de antiguos pobladores, la historia del pobiado comenzĂł en el año 1912, cuando una familia originaria de la Isla Grande de ChiloĂ© y que habĂ­a permanecido muchos años en la RepĂșblica Argentina; golpeaba la salvaje puerta de entrada a lo que es la actual comuna, a lo que en ese entonces era una muralla de verde forestaciĂłn. De esta manera se instalan en lo que mĂĄs tarde se denominarĂ­a FutaleufĂș, palabra indĂ­gena que significa RĂ­o Grande o Grandes Aguas.

Primeros Colonizadores

Esta familia fue la de Don Ceferino Moraga, esposa e hijos que habĂ­an abandonado la Colonia 16 de Octubre ubicada a pocos kilĂłmetros de la frontera, en el territorio Argentino. A su llegada, estos Chilenos no encontraron otra cosa mĂĄs que una fortificatiĂłn natural pues era tan abundante la vegetaciĂłn que el comienzo tuvieron que luchar cuerpo a cuerpo y a machete con la naturaleza para ganar algunos metros de terreno y despejarlo; asĂ­ se fueron internando hasta llegar a los valles que se presentaban como esperanza de supervivencia. Toda su hacienda la componĂ­an vacunos, ovejas, bueyes y caballos utilizados como medio de movilizaciĂłn; herramientas de trebajo y carros (carretas). Se cree que la familia Moraga fue la primera en llegar e instalarse en el sector denominado El LĂ­mite, ocupando los terrenos y haciendo prevalecer sus derechos, segĂșn ellos de todo el campo que quedara hacia el lado Chileno.

Los Primeros Carabineros

En los años 1919-1920 llegan otras familias, como la de Don Juan de la Rosa Baeza, Calixto Vega, Eulogio Espinoza, Miguel Toro, FroilĂĄn GĂ©lvez, Domingo Chacano, mas tarde llegarĂ­an Don IsaĂ­as SepĂșlveda, Natalio Baeza, Pedro Juan Pezo, Evaristo Almarza, Alfredo Cid y asĂ­.
En 1929, con la llegada del Teniente de Carabineros JosĂ© Felmer Patof y una comisiĂłn de topĂłgrafos, se considera oficialmente fundado FutaleufĂș, esto es el dĂ­a 1° de abril de dicho año; sin embargo el trazado definitivo del pueblo lo habrĂ­a realizado un topĂłgrafo de apellido Acosta en 1932.

Es importante señalar que parte de los colonizadores se quedaron donde estĂĄ el actual FutaleufĂș, y otros se adentraron hacia rincones cordilleranos en busca de mejores tierras, ocupando los campos de sectores como El EspolĂłn, Las Escalasm RĂ­o Azul y Lonconao; lugares aĂșn mĂĄs inhĂłspitos por la adversidad de la naturaleza, pero pese a todo, hasta allĂ­ llegaron estos esforzados hombres y mujeres llevando a sus hijos quienes en su gran mayorĂ­a sobreviven y continĂșan la singular tarea colonizadora.